Necesitamos difundir la cultura del error

Necesitamos saber en qué te equivocaste y cómo lo solucionaste. Queremos saber por qué cerraste tu empresa, por dónde vinieron los palos y cuál fue el momento exacto en que tus ganas y los nuevos conocimientos se aunaron en el proyecto que hoy te da de comer. Lo lograste, cuéntanos cómo. Pero antes de todo esto, antes de hacer uso del derecho a conocer tu historia, nosotros, y esto debe ser una promesa, habremos sido capaces de eliminar el componente “fracaso” del concepto que tenemos de “error”.

Vamos. Equivocarse no es una lacra. Un empresario, por lo general,  tropieza dos veces antes de dar con la fórmula del éxito. No hay tercera mala….dicen. Pero nos cuesta asimilar este dato. Pusimos el grito en el cielo cuando saltaron a la palestra cifras como que al 72% de los jóvenes le gustaría ser funcionarios, frente a un 4% que luchará por emprender. Estar bajo el mando de es más sencillo que logar tomar el mando, porque las posibilidades de error no llevan implícitas el estigma social. Pero lo que parece que no vemos es que dejar de estigmatizar a los que lo intentan y se tropiezan es lo más fácil de mundo. Golpear a los que pueden enseñar a los demás…es una práctica del medievo ¿no?Red Pen

JAMÁS LO VOLVERÍA A HACER

Decidimos escribir este post tras una charla impartida por cuatro jóvenes emprendedores en ZincShower, evento de tres días dedicado a promocionar la industria cultural y que tuvo lugar la semana pasada en Madrid. Se trató de una conferencia en la que únicamente se abordaron ERRORES de los nóveles conferenciantes, que podrían extrapolarse a muchos valientes que deciden hacer realidad eso de tener una empresa. Cosas que NO volverían hacer:

  • Externalizar el trabajo de informáticos, diseñadores, desarrolladores, social media managers, expertos en marketing  o periodistas
  • Si entre los socios o trabajadores no existe un experto en labores administrativas, mejor subcontratarlo. Ahorro en tiempo y comisión de errores
  • Integrar “amiguetes” en el negocio. Emprender en solitario provoca un temor indescriptible, de ahí que intentemos subsanarlo yendo de la mano de un amigo hasta que te das cuenta que la amistad, al negocio, sólo aporta trabas
  • Intentar esconder los errores de cara al cliente. Nadie espera la perfección de tu empresa, porque no existe, pero la mentira y la ocultación se castigan de forma severa. Si te equivocas primero reconócelo, después hazlo público
  • Tener miedo a lanzar proyectos en fase beta. Tu negocio debe ir aumentando, las mejoras deben salir a la luz porque es el propio cliente el que te va a indicar qué mejorar, modificar, eliminar…
  •  Y dejamos para el final el que a nuestro juicio fue el mejor (peor) de los errores  y que, sin embargo, está terriblemente extendido.  NUNCA guardes tus ideas sólo para ti. “Ya pero es que tengo miedo a que me las roben”. Sí, pero de qué sirve una idea genial dentro de tu cabeza. De nada. Porque sólo será excepcional cuando otros la califiquen como tal. Busca la colaboración adecuada.

Éste podría ser el resumen de lo expuesto en la charla. Los cuatro jóvenes abogaron por difundir la cultura del error, la de hacer públicos tus tropiezos y la forma en que conseguiste subsanarlos o, si no has conseguido subsanarlos, qué camino has escogido para conseguirlo. Alanai no podía si no hacerse eco de tan brillante propuesta 🙂

Emprendedor entre tinieblas

Sí, nos gustan las cosas que están de moda. Nos gustan porque nos entretenemos en buscarles el lado oscuro y ofrecérselo a quienes nos leen. Veamos, de moda… ¿qué está de moda? Por ejemplo, por ejemplo….poblar la red de consejos súper bienintencionados para EMPRENDEDORES.

Vaya por delante que este texto no es una crítica. Todos hemos oído hablar de ingeniosas startup (empresas de nueva creación) o  negocios que han llegado a facturar grandes sumas, que han creado tejido empresarial con su consiguiente riqueza y, por supuesto, empleo. Nadie podría estar en contra de algo semejante. Pero hoy queríamos manifestar nuestra “extrañeza” al leer tantísima información coja.

¿Coja? Nos explicamos. La persona que decide embarcarse en la arriesgada tarea de emprender ya sabe que necesita tener un perfil decidido, también sabe que se enfrentará a situaciones muy complicadas, que subirá considerablemente sus niveles de estrés, que debe tener activada la faceta negociadora las 24 horas del día, que tendrá que conversar, convencer, hacer networking, planning, coaching…y otros muchos “ing”. Si todo va bien ampliará la plantilla del negocio, pero también es muy posible que deba afrontar despidos. Cuántos links acerca de estos y otros aspectos de “las facetas del buen emprendedor” podemos ver en las Time Lines de nuestras redes al día. Aventura una cifra… exacto, un porrón.

896b4c5f-6582-4e43-8086-51b4aff6c578

Pero ¿por qué a esas informaciones no les acompañan datos acerca de la verdadera realidad que afrontará el valiente emprendedor? No vemos post, ni links, ni artículos, ni reseñas sobre la vergonzosa cantidad de administraciones que tendrá que visitar nuestro “héroe” para que apenas se ponga en marcha el mecanismo burocrático: Ayuntamiento, Hacienda, Seguridad Social, Registro de la Propiedad, Notario, Delegación de Trabajo, Inspección…Dependiendo de la actividad que vaya a ejercer quizá tenga que visitar también las delegaciones de Industria, Sanidad, Medio Ambiente, Urbanística… Desembolsando en la mayoría de ellas X cantidad de dinero.

¿Por qué nadie habla del papeleo? Si te das de alta como autónomo, primero, paga. Si decides crear una comunidad de bienes, paga. Si optas por una sociedad limitada, paga. Después ve a la mutua de accidentes, consigue el libro de visitas, las hojas de reclamaciones y ten muy a mano la ley del comercio minorista, que nunca se sabe. Todo esto sin contar la montaña de facturas, impuestos y tasas que morarán en tu oficina, local o sede cada mes.

Damos bombo al emprendimiento, al autoempleo, a la creatividad pero nos quedamos a medio camino cuando ofrecemos información sobre ello. Como lectores, nos gustaría encontrar publicaciones que nos hablen de la verdadera experiencia de emprender. Que des-mi-ti-fi-quen porque no se trata sólo de actitud. Que no sólo nos ofrezcan la imagen de esos dos jóvenes emprendedores que posan junto al concejal o presidente de turno y que tan sonrientes se fotografían junto a un cheque de XXXX mil euros, porque NO representan ni al 1% del tejido emprendedor de este país.

Pero oye, no nos tachéis de radicales, que publicaciones haberlas, haylas. Ayer, sin ir más lejos, nos encontramos con un post interesante en este sentido: http://t.co/xh7F1dlg Escrito por un emprendedor llamado Eduardo Arcos.

¿Qué decís? ¿Compartís esta opinión o nos hemos salido del tiesto? :p