No eres feliz en el trabajo…¡maldita sea!

Ayer, Alanai asistió al evento Tweets and Jobs, organizado por Adecco e Infoempleo y que contó con la presencia del Director General Adjunto de Ikea en España, Gonzalo Antoñanzas. Gonzalo es  un tipo cercano. Es entusiasta, directo y con un punto de lozana ironía. Se plantó frente a la comitiva de oyentes para preguntar por qué carajos no somos felices en nuestro trabajo. Qué sencilla es la pregunta y cuántas respuestas podríamos darle ¿verdad?

Para muchos ser feliz en el trabajo puede no ser una opción. Que depende del sueldo, del jefe, el ambiente, el sector….¡uf! muchas variables. Es decir, hay una gran parte de nuestra felicidad en el trabajo que es responsabilidad de  quien contrata. Estamos de acuerdo. También Gonzalo lo está y divertido afirmó que en Ikea se asume y se trabaja a diario para que las personas (no dijo plantilla, ni grupo, ni mano de obra, ni recursos humanos, dijo personas) sean felices dentro de sus circunstancias.

felicidad en el trabajo

Porque la felicidad de un universitario que acaba de incorporarse a la empresa no es la misma que la de la recién mamá que se coge la baja para cuidar de su bebé. Ni la del alocado jovenzuelo que acaba de anunciar que se casa ni la de Antonio, que roza la cincuentena y es el encargado de dar formación a los que acaban de llegar. Gonzalo miró a la grada y dijo que el punto de inicio para diferenciar y dar cumplimiento a las felicidades individuales es conocer a las personas. Por eso, en las entrevistas de trabajo, Gonzalo va directamente a la parte de abajo del currículum del candidato, donde apuntamos nuestras aficiones, lo que hacemos en nuestro tiempo libre, las cosas que de verdad nos definen.

¿Y TU PASIÓN?

Porque, repitió, quiere conocer a la persona. Por supuesto, no desmereció la importancia de la experiencia, que como todos sabemos es un grado. Pero subrayó que la persona a la que Ikea desea hacer feliz no está definida únicamente en la experiencia. Pero ¿y nosotros? ¿qué debemos hacer nosotros? El camino hacia la felicidad laboral comienza en el momento de la entrevista, y parece que no somos conscientes de la importancia de transmitir pasión. Proyectar ganas, inquietud por comenzar un proyecto, puede ser el elemento que te convierta en la persona seleccionada para un puesto. ILUSIÓN, no importa el área, no importa el cargo, con ilusión todo llega.

Las circunstancias se empeñan en bloquear nuestros mecanismos internos para ser felices. La crisis quiere hacernos creer que no lo vamos a conseguir porque no hay trabajo, ni dinero, ni ofertas laborales. Pero es que lo que llevamos en nuestro interior es indestructible, la parte de la felicidad laboral que nos corresponde asumir ha nacido y morirá con nosotros. Así que, mientras aspiremos a ser felices en el trabajo, debemos llevar al descubierto esta parte, que todo el mundo lo vea, que todos se enteren: pasión, sonrisa y esfuerzo.

Anuncios

Necesitamos difundir la cultura del error

Necesitamos saber en qué te equivocaste y cómo lo solucionaste. Queremos saber por qué cerraste tu empresa, por dónde vinieron los palos y cuál fue el momento exacto en que tus ganas y los nuevos conocimientos se aunaron en el proyecto que hoy te da de comer. Lo lograste, cuéntanos cómo. Pero antes de todo esto, antes de hacer uso del derecho a conocer tu historia, nosotros, y esto debe ser una promesa, habremos sido capaces de eliminar el componente “fracaso” del concepto que tenemos de “error”.

Vamos. Equivocarse no es una lacra. Un empresario, por lo general,  tropieza dos veces antes de dar con la fórmula del éxito. No hay tercera mala….dicen. Pero nos cuesta asimilar este dato. Pusimos el grito en el cielo cuando saltaron a la palestra cifras como que al 72% de los jóvenes le gustaría ser funcionarios, frente a un 4% que luchará por emprender. Estar bajo el mando de es más sencillo que logar tomar el mando, porque las posibilidades de error no llevan implícitas el estigma social. Pero lo que parece que no vemos es que dejar de estigmatizar a los que lo intentan y se tropiezan es lo más fácil de mundo. Golpear a los que pueden enseñar a los demás…es una práctica del medievo ¿no?Red Pen

JAMÁS LO VOLVERÍA A HACER

Decidimos escribir este post tras una charla impartida por cuatro jóvenes emprendedores en ZincShower, evento de tres días dedicado a promocionar la industria cultural y que tuvo lugar la semana pasada en Madrid. Se trató de una conferencia en la que únicamente se abordaron ERRORES de los nóveles conferenciantes, que podrían extrapolarse a muchos valientes que deciden hacer realidad eso de tener una empresa. Cosas que NO volverían hacer:

  • Externalizar el trabajo de informáticos, diseñadores, desarrolladores, social media managers, expertos en marketing  o periodistas
  • Si entre los socios o trabajadores no existe un experto en labores administrativas, mejor subcontratarlo. Ahorro en tiempo y comisión de errores
  • Integrar “amiguetes” en el negocio. Emprender en solitario provoca un temor indescriptible, de ahí que intentemos subsanarlo yendo de la mano de un amigo hasta que te das cuenta que la amistad, al negocio, sólo aporta trabas
  • Intentar esconder los errores de cara al cliente. Nadie espera la perfección de tu empresa, porque no existe, pero la mentira y la ocultación se castigan de forma severa. Si te equivocas primero reconócelo, después hazlo público
  • Tener miedo a lanzar proyectos en fase beta. Tu negocio debe ir aumentando, las mejoras deben salir a la luz porque es el propio cliente el que te va a indicar qué mejorar, modificar, eliminar…
  •  Y dejamos para el final el que a nuestro juicio fue el mejor (peor) de los errores  y que, sin embargo, está terriblemente extendido.  NUNCA guardes tus ideas sólo para ti. “Ya pero es que tengo miedo a que me las roben”. Sí, pero de qué sirve una idea genial dentro de tu cabeza. De nada. Porque sólo será excepcional cuando otros la califiquen como tal. Busca la colaboración adecuada.

Éste podría ser el resumen de lo expuesto en la charla. Los cuatro jóvenes abogaron por difundir la cultura del error, la de hacer públicos tus tropiezos y la forma en que conseguiste subsanarlos o, si no has conseguido subsanarlos, qué camino has escogido para conseguirlo. Alanai no podía si no hacerse eco de tan brillante propuesta 🙂

La paja en el ojo de Facebook

Facebook es el mismísimo demonio. Es Rigan Theresa invocando a Belcebú en un lecho lleno de pringue verde, la cabeza en modo aspersor y soltando improperios tales como “Deja que Jesús…”. Recuerdo El Exorcista con auténtico pavor.

Facebook, qué malo malísimo. Es el centro de los estudios más punteros sobre la conducta humana y, leñe, nunca salimos bien parados. Por lo visto la red social se pasa de social. Sí, porque ver las fotos de nuestros amigos en la playa, las de tu ex con su última conquista o leer que a tu antiguo compañero de promoción le han ascendido, nos convierte en personas envidiosas. Si te encuentras en torno a la treintena, mira a ver, porque eres aún más susceptible de rabiar de envidia por los éxitos ajenos. Ojito porque hay quien ha renunciado a entrar en la red social para evitar las emociones negativas. Oye oye, que lo dice un informe elaborado por la universidad de Humboldt de Berlín y ha sido aireado por la agencia Reuters.

Aunque quizá tu caso sea otro, quizá eres de los que, estando con un amigo en una terraza tomando algo al amparo del sol primaveral (esto no ha sido este año), interrumpes la conversación para atender un mensajito que te han mandado al Facebook. Y contestas con monosílabos del tipo “si, ya, hum…” a lo que te dice tu amiguete, porque en realidad la estás ignorando soberanamente. Tu cabeza está puesta en las fotos de fulanita que, haciendo honor a su nombre, ha subido unas imágenes que tienen revolucionado a toda tu red amigos y, por dios, qué mal te cae fulanita. Ah querid@, sufres la temible y no tratable adicción a Facebook.

little vector monsters

Atención a todas las personas nerviosas y volubles, si aún no estáis en Facebook, alejaos, corred, aún tenéis una oportunidad. Id, para muchos ya es demasiado tarde. Sí bueno, es que según otro estudio ser nervioso y manipulable es el perfil estrella de los adictos a Facebook, esos yonkis. Nótese, dice el estudio, nótese el componente de neuroticismo porque quizá eso explique la predisposición de muchos a airear sus problemas sentimentales, aunque no interesen a nadie.

Qué poca vergüenza la del componenete éste, no contento con tener ese maldito nombre ahora se alía con Facebook para seguir arrasando nuestros débiles cerebros.

El verdadero fenómeno es que nadie diga a estos investigadores que dotar a una herramienta, a una cosa inanimada como es Facebook de facultades humanas, además de ser un recurso literario, es una locura. Facebook no tiene la capacidad de pervertirnos, no nos mete en el cerebro el odio hacia fulanita y tampoco te obliga a pensar que, aunque tu vecino tiene moto nueva, sigue siendo el mismo imbécil. NO puede hacerlo.

Antes de Facebook existía la envidia, la rabia, la soledad, la falta de atención y hasta  el componente de neuroticismo, sólo que los aplicábamos en otros contextos.

Muchas pajas en el ojo de Facebook…

Bendita sumisión. Tú ordenas, yo creo

Nunca ha sido fácil y esta vez no iba a ser diferente. Pasan días y una infinidad de lecturas hasta que hallamos el tema sobre el que versará el nuevo post. Es realmente curioso el carácter de la inspiración ¿verdad? Muestra síntomas de adolescente respondón, irritante e impredecible. Se presenta cuando le viene en gana ¿en serio, ahora? Y corres a plasmar sobre la superficie que tengas más mano la idea que con tanto atino acaba de sobrecogerte. Sobre esa base y con una portentosa rapidez tu cerebro arma la estructura mental de la que será tu creación. Asientes para ti mismo, embobado, satisfecho: “Así lo haré”. El papelito, la palma de la mano o la hoja de chopo que te ha servido de lienzo es una herramienta de poder y es tuya ¡toma ya!

¡Pues maldita sea! En ese momento de regocijo no nos acordamos de los tirones de pelo que nos dimos un par de días antes buscando esa misma idea. Hace dos días te engalanaste a propósito, asumiste el rol de pretendiente en busca de la bella (idea), indagaste en páginas, blogs, artículos, en resúmenes, en comentarios, no no Wikipedia no tiene nada que ofrecerme, o quizá sí, entras, sales. Malhumorado haces una visita a la nevera, respiras, te sientas, vuelta al buceo. Rasgaste tiempo al miércoles y visibilidad a tus retinas. Sin fortuna. Qué crueldad.

Derechos de fotografía: Fotolia

Derechos de fotografía: Fotolia

¿Por qué la inspiración no toma en cuenta el esfuerzo de la búsqueda? En cambio hoy, que te pilla en el cine, cubo de palomitas en mano, proyectándose el comercial de “apaguen sus teléfonos móviles” y tu acompañante obsequiándote con caricias MUY bienintencionadas…¡ahora, mala pécora, decides hacer tu aparición! Y encima con ese torrente de contenido novedoso. Es su forma de mostrarte quién está al mando. Y claro, lo dejas todo. Se trata de ella, la inspiración ¿qué puedes hacer? Retiras el cubo de palomitas, las prodigiosas manos de tu acompañante y la atención de la gran pantalla. A escribir se ha dicho.

La imagen del discípulo resignándose es el súmmum del placer para la inspiración. Obedeces y a cambio tienes entre manos una maravillosa idea. Lo cierto es que, pese a sabernos esclavos, no tenemos muy claro quién sale ganando al final… un claro síntoma de adicción, ¿no os parece? 🙂

Hoy nos sentimos especiales

Estamos en la burbuja. En la de la alegría, el gozo, el júbilo, la del auténtico placer ¡yuju! Y sin que hayan intermediado sustancias estimulantes. Alanai Social he recibido su primera nominación a unos premios relacionados con el mundo blog. Resuenan los chinchines con las tazas de café, bolígrafos repiquetean sobre las mesas al grito de: “sí, se puede”, choques de palmas y algún que otro cigarrito en la puerta porque “nos lo hemos ganao”. Una fiesta vaya. Mil millones de gracias a David Gómez, de cuya mano ha llegado esta alegría.

Se trata de los premios Liebster (una palabra alemana que significa “más querido”, “preferido”), creados y concedidos por Ricardo Villanueva en su bitácora personal. Desde 2010 este galardón premia a los blogs que acaban de iniciar su recorrido pero que ya apuntan alto por su contenido de calidad. Son los propios nominados los que se encargan de ampliar el círculo de blogs aspirantes al premio. Es decir, al recibir la nominación debes nombrar 11 blogs que, a tu juicio, merecen recibir el premio Liebster y así sucesivamente. Eso sí, atendiendo a los siguientes requisitos:

• Debes responder a las 11 preguntas que encontrarás a continuación
• Elegir 11 blogs que quieres nominar (deben tener menos de 200 seguidores, recuerda que es un premio para los recién llegados)
• Indicar a tus nominados que deben responder a las 11 preguntas que tú has contestado o a 11 preguntas que te inventes. Las que tú respondes son la referencia pero no obligatorias
• Seguir a quien te ha nominado y a quienes nominas tú
• Tenemos que hacer crecer el círculo de nominados, por eso no debes devolver la nominación a quien te ha nominado
• Dejar un comentario en los blogs que has elegido informándoles de la nominación
• Los nominados deben confirmar que han recibido la nominación

premio

A continuación las 11 preguntas y nuestras respuestas:

1.- ¿Por qué decidiste tener un blog y cuándo empezaste?
Cuando Alanai decidió integrar los social media en su estrategia de comunicación, pensó en este blog como herramienta fundamental.

2.- ¿Qué te aporta tener un blog?
Lo más importante es la sensación de libertad. Sentir que puedes escribir sobre este apasionante mundo sin tener que sentar cátedra, utilizando incluso una narración descarada, ácida, divertida y comprobar que tenemos nuestro público.

3.- ¿De dónde nace la inspiración para escribir?
Este blog lo escribe servidora, una periodista. La inspiración es el resultado de la necesidad de escribir y la infinidad de cosas que leo a diario. Aquella información que me provoca una carcajada o que consigue que frunza el ceño enfadada son las que me sirven de base para los post de Alanai Social.

4.- ¿Quién es esa persona que te gustaría que entrara en el mundo de los blogger?
A nivel personal, tengo una amiga cuya vida quisieran retratar muchos directores de cine. Nadie, absolutamente nadie tiene tan mal ojo para el elegir sus compañías amorosas, cada capítulo (persona) con el que se topa es realmente apasionante, desde el punto de vista lírico, claro. Le he dicho mil veces que su bio-blog sería todo un éxito.

5.- ¿Cómo planificas los contenidos para tu blog?
Apenas tenemos tres meses de recorrido con Alanai Social, de momento publicamos una vez a la semana y el contenido lo selecciono durante los días que transcurren entre publicación y publicación. La idea es aumentar la periodicidad próximamente.

6.- ¿Wordpress o Blogger y por qué?
He utilizado ambos, pero me quedo con WordPress por motivos de diseño y apariencia profesional.

7.- ¿Cuál es tu red social favorita y por qué?
Bien, en Alanai utilizamos varias y a cada una le damos la relevancia que requiere, nos funciona bastante bien Facebook. Pero a nivel personal, sin duda, Twitter. Es la fuente en la que las informaciones que leo bien pueden levantarme del asiento y aplaudir o ponerme roja de rabia. Me encantan esos contrastes.

8.- ¿Tienes algún post que te gustaría escribir y por alguna razón no puedes? ¡Confiesa!
Por supuesto, y está escrito a la espera de ver la luz. Sólo queda que me anime a crear mi blog personal.

9.- ¿Respondes a los comentarios de tu blog?
Siempre. Los comentarios pueden ser el germen de nuevos post, te ayudan a recapacitar y darte cuenta de que, muchas veces, estamos equivocados en nuestras convicciones. Son otra fuente de información, ignorarlo sería una estupidez.

10.- ¿PC o Mac?
De momento PC, aunque todo se andará. Una vez caes en el universo Apple es muy complicado desengancharse. 

11.- En los momentos off line ¿qué te gusta hacer?
Soy friki, continúo escribiendo. Bueno, también leo, mucho. Pero no os asustéis que lo que más me gusta en el mundo es la cerveza en buena compañía 😉

Y los nominados de Alanai Social son:

La aprendiz de Community Manager de Gemma Sánchez
Apasionada de las redes sociales de Ángeles Gutiérrez
Confesiones de una Community Manager de Mary Mar Camino
Divulgando en red de Silvia Tormo
Andadas literarias de Paul Devouge
Enlaza2 comunicación de Fernando Caballo
Plandempleo de Elena Ariño
Sin peculiares en mi vida de Andrea Guilla http://hannaichi.wordpress.com/
Comunicarte de Esther Maderuelo
Chupinadas de Paula GLM

Muchísimas gracias a todos por “soportar la parrafada”. Seguimos en contacto 🙂