Becarios y personas ajenas a la comunicación NO

No al frente de nuestra estrategia de social media ¿Dejarías la contabilidad o la gestión de tu cartera de clientes en manos de una persona inexperta? Entonces ¿por qué contratas a becarios o charcuteros para gestionar la imagen de tu empresa en la red?

Por desgracia, la respuesta la sabemos todos. Decisiones cenutrias como esta, evidencian no sólo el poco respeto que la entidad tiene por la profesión del community manager, también la escasa conciencia sobre los beneficios que le puede reportar un buen plan de social media.

Y vamos a hacer dos incisos. Integrar en plantilla a estudiantes o jóvenes recién salidos de la carrera es una acción necesaria para la empresa, ne-ce-sa-ria. Las nuevas generaciones aportan frescura y agilidad, ideas innovadoras respaldadas por las conocimientos punteros que poseen, incluso esa faceta transgresora que precisa una campaña determinada para terminar de romper. Su oportunidad laboral tiene un doble beneficio, para ellos y nosotros. Se sabe. Y, segundo apunte, todo nuestro respeto al colectivo charcutero, se trata sólo de un ejemplo.

Dicho esto, jóvenes en prácticas que apoyen al responsable de comunicación, sí. Jóvenes en prácticas al frente de la estrategia de difusión online, tremendo error. Pero ocurre, vaya si ocurre. Porque se mantiene la opinión de que un plan de Social Media vale 300 euros y se puede solventar en cinco horas al día. Muy posiblemente, pasados unos meses, las personas que tomaron esta decisión se pasarán al discurso de que los Social Media no valen para nada, que son una moda pasajera y que los resultados no se pueden garantizar. Y a estas personas habría que espetarles entonces que la experiencia no es sólo un grado, es una garantía.

Derechos de fotografía: Fotolia

Derechos de fotografía: Fotolia

Ojo, no estamos diciendo que todas las personas que piensan que las redes sociales son una pérdida de tiempo hayan fracasado en las mismas, en absoluto. Decimos que el pensamiento de quienes sufren las consecuencias de una mala gestión online, tornan su parecer hacia opiniones del tipo: “Facebook es un contenedor de basura”, “En Twitter está sólo la chusma que habla de Gran Hermano”, “El público está muy disperso, la gente pasa de todo, sólo quiere que le regales cosas o tener la oportunidad de conocer a alguien para intimar” (bueno, el término no era intimar, pero nos entendemos).

Lo realmente cómico es que culpen a las herramientas, como si Facebook o Twitter tuvieran la capacidad de “pervertir” los contenidos. Es genial, por lo ridículo. Aún más curioso es que no caigan en que la persona que contrataron no tenía experiencia alguna o que era charcutero (de nuevo, todo nuestro respeto, es un ejemplo). No entendemos muy bien por qué hay quien se resiste a aceptar que la dinamización de comunidades online y la gestión de una marca en la red son evoluciones lógicas de especialidades relacionadas con la COMUNICACIÓN (sobre este tema quizá te pueda interesar “Demasiado hijo de vecino interesado en Social Media”).

Comunicar es un arte, una faceta que requiere tiempo y exquisitez. Hay quien tiene lo primero, el tiempo, pero lo segundo no está al alcance de cualquiera. La persona idonea para gestionar nuestros perfiles sociales debe estar en disposición de probar esa exquisitez. Quien no entienda esto, no está preparado para integrar su negocio en el mundo 2.0.

Anuncios

Te gusta este mundillo, vale, pero ¿lo lees todo?

Pues muy mal. No hay leerlo todo, ni siquiera intentarlo. Y que no me oiga mi padre decir esto, pero es cierto. No al menos todo lo que cae en nuestras redes sociales. Un alto porcentaje de los titulares que leemos a diario en los perfiles de la gente a la que seguimos son contenido duplicado, copiado o refrito (el artífice del refrito es el “listillo” menos vago, aunque nosotros no le concedemos indulgencia alguna).

Al iniciarnos en el mundo de los Social Media, adquirimos una actitud de ávido lector con complejo de esponja que necesita saber más, mucho más, he dicho que muchísimo más, en el menor tiempo posible. Sobre todo si pretendemos dedicarnos a ello. Leemos y leemos post sobre herramientas, actitud, aptitud, experiencias, “las 10 claves para esto y aquello”, “los 5 pasos que nadie te contó para que tu cliente haga la ola a tus servicios al tiempo que te besa el…pie” y un largo etc que para qué plasmar aquí “¿Qué demonios significa gamificación? ¿branding? ¿Dios mío, campaña de publicidad en Google?, te preguntas. Decides aventurarte, abres la herramienta de Adwords y entiendes que la insuficiencia respiratoria provocada por el agobio podría ser mortal. Cierra, cierra sesión.

Qué ocurre, ocurre que la postura de autodidacta es perfecta como complemento, no como guía. Limitarse a “tragar” links puede parecer fatigoso, pero es demasiado fácil. No puede ser tu única vía para ofrecerte al mundo como profesional de los Social Media. Más que nada porque te vas a dar con la puerta en las narices. Eso duele.

Con la lectura de post como única herramienta de aprendizaje pronto llegas a la meta  ¿Qué meta? La de toparte y toparte con contenido duplicado. Crees, feliz pero ignorante, que has alcanzado el objetivo porque las personas a las que sigues y que se supone son profesionales, ya no te están enseñando nada nuevo en sus publicaciones diarias. Todo el contenido que lees te es conocido y te lanzas al mercado. De nuevo, mal. En redes sociales hay muy pocos emisores de contenido inédito en comparación al número de usuarios que hablan de ello. Además, la variedad que conoces a través de estas ingratas lecturas no garantiza profundidad en el tema.

Leer

Derechos de fotografía: Fotolia

¿Entonces? Entonces volvemos al principio. No tienes que leer todo, o bueno, hazlo si pretendes caer en un esfuerzo redundante (ya sabéis que nosotros no aleccionamos). Pero entonces dispondrás de menos tiempo para continuar con tu verdadera formación. En la red se habla, se debate, se discute y se discurre. Pero en menor medida se ofrece formación de calidad a golpe de clik gratuito. “Las diez mejores herramientas para posicionar tu web” o “las cinco claves para conseguir más followers” pueden serte de referencia, pero nunca de brújula.

¿Te interesa este mundillo? Acude a profesionales. “Es que yo pensaba que quien habla de social media en sus propios blogs o perfiles de redes sociales son gente formada…” Emm…esto… ya, pero no. Y a medida que avances en tu formación detectarás perfectamente la diferencia. Por nuestra parte, te dejamos el link al que consideramos uno de los mejores blogs de Social Media y Marketing Digital en español: Marketing de Guerrilla en la Web 2.0, de Carlos Bravo. El resto, queda de tu parte.

Ah, olvidamos apuntar algo: hay quien se jacta de lo que escribe y quien se enorgullece de lo que lee ¿cuál es tu lado?