Éste, ése y aquél: genios

Quieres diferenciarte. Lo deseas fervientemente porque en Twitter, y en menor media en Facebook, existe una carrera tácita en la que compite la capacidad de uno para el ingenio desde el instante mismo del registro. No vayas a negarlo, situación: joven de veintipocos que va sentado en el metro, piernas abiertas, culo a mitad del asiento. Sujeta el smartphone a la altura del estómago, muy quieto, mirada fija en los barrotes de sujeción. Tú estás sentado enfrente y casi puedes ver la velocidad a la que viajan sus neuronas en busca de una frase “retuit”.

¿Por qué? Hoy no estamos para este porqué. Hoy queremos aportar nuestra humilde clave para la diferenciación de tu perfil sin que eso suponga la búsqueda insaciable de las musas (que, por otra parte, se empeñan en estar ausentes cada vez que decides invocar al ingenio)

Partimos de la base de que muchos de los tuits que escribimos (nos incluimos en el colectivo) son informaciones que otros han generado. Sí, sí, lo han generado para ti, para mí, para ése y aquél. Y esa info galopa libre por la red. Pero cáspitas, no es tuya, ni mía, ni de ése ni de aquél. ¿Solución? Hazla tuya ¡Ah, quietos! No nos referimos al copia-pega de turno en el que NI SIQUIERA MENCIONAMOS LA FUENTE. Éste es un gesto que nos parece horrible. No. Nos referimos a que si te ha gustado o disgustado el tuit y quieres personalizarlo no tienes más que añadir algo de tu cosecha a la info. Algo que en la mayoría de los casos será opinativo, tampoco queremos que tergiverses la información y la ofrezcas modificada a tus seguidores si no tienes los datos reales para hacerlo. Recuerda, no es tuya.

Derechos de fotografía: Fotolia

Derechos de fotografía: Fotolia

Las informaciones de otros no son verdades absolutas, tampoco irrefutables. Son susceptibles de ser criticadas y aplaudidas, repudiadas y alabadas, compartidas y corregidas, y están ahí para que hagamos todo eso. Adelante, hagámoslo.

¿Parece algo muy simple? Lo es, pero detente a pensar algo: cuántas veces una info te ha sugerido una opinión que no has reflejado simplemente porque no has caído en hacerlo, por vaguería, porque pensaste en dejarlo para después, porque sin los guantes hace mucho frío para teclear el Smartphone…qué sabemos. Pero nos entiendes. Opinar, sugerir, complementar son todas acciones que nos permiten diferenciarnos hasta el momento en que estemos en disposición de generar contenido propio.

Las redes sociales son un espacio común, nadie nos obliga a reflejar de dónde viene la información que compartimos, pero respetar la autoría es una práctica honorable que te gustará que tomen contigo el día que seas tú el que genere contenido para mí, para ése y aquél.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s